Se encuentra usted aquí

Horno

Solapas principales

Cocinar los alimentos en el horno tiene su truquillo, pero cuando lo conoces te ofrece muchas ventajas.

  • Puedes regular la temperatura a la que quieres cocinar, así como la procedencia del calor (arriba y abajo, gratinado, solo abajo) en función de los resultados que quieras conseguir. 
  • Los alimentos se cocinan con muy poca grasa, y de hecho, los que contienen grasas la sueltan con los jugos del asado. 
  • Es versátil: puedes cuajar un flan,  preparar pan o asar un cordero. Y cómodo: metes tu plato en el horno y simplemente esperas a que esté hecho. La mayoría de los hornos modernos, además, puedes programarlos para que enciendan o paren a una hora determinada. 
  • Te ahorra ensuciar unos cuantos cacharros. 

Por otro lado, está el problema de consumo. Si los hornos son eléctricos, puedes notarlo en la factura de la luz, por lo que si vas a encenderlo, procura aprovechar ese calor lo máximo posible. También tendemos a evitar el horno cuando hace mucho calor, buscando formas de cocinar alternativas. Aún así, el horno es una herramienta imprescindible con la que podemos disfrutar mucho de la cocina.