Se encuentra usted aquí

Bolitas de patata y chorizo

Solapas principales

Descripción

Un bocadito divertido y sabroso, con patata y lo que quieras. Solas o acompañadas, estas bolitas se comen a dos carrillos. Sólo requieren un poco de paciencia para formar bolitas, y ese pequeño esfuerzo merece la pena. 

bolitas de patata
sin lácteos
Dificultad: 
Normal
Tipo de plato: 
entrantes - tapas
Para hacer con niños: 
1
Para tupper: 
0
Tipo de receta: 
Receta

Resumen

Yield
unidades
Prep time
15 minutos
Cooking time
30 minutos
Total time
45 minutos

Ingredients

3
patatas
2
huevos
100 grams
chorizo
100 grams
jamón serrano
1 pizca
sal
1
harina
1⁄4 litro
aceite (para freir)

Instructions

Es muy fácil:

  • Cocemos las patatas enteras, con piel, en una cazuela de agua con sal, hasta que estén bien blanditas. Dejamos que se enfríen un poco, hasta que se puedan tocar sin quemarse (¡au!)
  • Mientras, cortamos el chorizo y el jamón muy menuditos, y lo pasamos por una sartén sin aceite ni nada, sólo dos minutos. También batimos los huevos ligeramente.
  • Pelamos las patatas y las troceamos en un cuenco. Vamos a aplastarlas con un tenedor, lo mejor que podamos, no pasa nada si queda algún trocito.
  • Juntamos todo: patatas, chorizo y jamón (retirando la grasa que haya soltado en la sartén) y los huevos, mezclándolo bien. Probamos cómo está de sal y añadimos un poco si hace falta.
  • Colocamos un plato con harina y empezamos a formar bolitas, como si hiciéramos albóndigas: cogemos un pellizco de patata, la redondeamos con las palmas de las manos con suavidad y la pasamos por la harina, volviendo a redondearla después con las manos para que la harina quede bien asentada. 
  • Calentamos aceite en una sartén ( o si tienes freidora, más cómodo aún) y las freímos en tandas, hasta que tengan ese bonito color doradito.
  • ¡Ñam!

Notes

El chorizo y el jamón son una opción para todos los públicos, una apuesta sobre seguro. Son ideales para comer con los dedos , para comer, cenar, en celebraciones, como guarnición o como lo que se te ocurra.  

Y si te gusta la idea, tendrías que probarlas echándole a la patata un pellizco de queso azul, o dándoles potencia con un diente de ajo machacado y hierbas provenzales. 

Platos relacionados: 

Tortitas de acelgas con queso brie

Hasta la palabra es fea : a-cel-gas. Reconozco que no es una verdura muy atractiva, sobre todo una vez cocida. Y es una pena, porque esa apariencia tristona no coincide para nada con la realidad de su sabor, ¡están buenísimas! En realidad sólo tenemos que buscar una forma de ponerlas bonitas, y tendremos un plato exquisito. Por ejemplo, así: 

tortitas de acelgas con brie