Se encuentra usted aquí

Buñuelos de bacalao

Solapas principales

Descripción

Qué feliz soy con un trozo de bacalo seco. Tan emocionada como el niño del palo ("¡un palo, un paaloo!") Es que mi imaginación vuela: mmm, con tomate, con nata, en croquetas, en tortilla... Esta vez he utilizado una parte para hacer estos ricos buñuelos de bacalao. ¡Mirad qué fácil!

buñuelos de bacalao
precaución alergias
Dificultad: 
Normal
Tipo de plato: 
segundos platos - entrantes - tapas
Para hacer con niños: 
1
Para tupper: 
1
Tipo de receta: 
Receta
  • Tiempo de preparación:
    25 minutos
  • Tiempo de cocinado:
    15 minutos
  • Tiempo en reposo: 1 hora
  • Tiempo total:
    40 minutos

Ingredientes

Raciones
200 grams
harina
250 grams
bacalao desalado
200 mililitros
leche
50 grams
mantequilla
10 grams
levadura química
1 puñado
perejil
3  
dientes de ajo
1⁄2 litro
aceite de oliva (para freir)
1  
huevo

Instrucciones

Vamos a preparar estos buñuelos con bacalao desalado, así que el bacalao ya lleva lo suyo a remojo. Si tienes dudas de cómo desalar el bacalao para que quede en su punto, puedes consultarlo aquí mismo.  

  • En un cuenco al microondas derretimos la mantequilla, y en un bol juntamos el huevo, la harina, la leche, la mantequilla y la levadura. Lo batimos bien con una batidora de varillas y lo dejamos reposar tapado, durante una hora, para que la masa coja consistencia.
  • Mientras tanto podemos desmigar el bacalao si lo tenemos en trozos, y quitar bien las espinas y la piel. 
  • En una sartén con un chorro de aceite doramos los dientes de ajo picados bien finos, y después añadimos el bacalao con el perejil, rehogando todo un par de minutos.
  • Echamos el bacalao rehogado en la masa de los buñuelos, mezclando con una espátula. 
  • Ya solo queda freírlos, que es lo más divertido: Pon un recipiente con un poco de fondo (una sartén o un cazo) con abundante aceite, y vas echando porciones de masa ayudándote con un par de cucharas. Coges la masa con una cuchara, con la otra le das un poco de forma y te ayudas de las dos para dejar caer la masa con cuidado en el aceite.
  • La bolita se infla y se dora que da gusto verla. Cuando esté bonita, la sacas a un papel absorbente. No frías muchas a la vez para que el aceite no pierda temperatura, pero tampoco lo pongas a todo gas y se te quemen sin llegar a hacerse. Cuando hayas frito un par de buñuelos, irás cogiendo control de la temperatura del aceite, no te preocupes.
  • ¡Y a disfrutar!

Notas

Están buenísimos. Con una salsita de tomate mis peques se los comen como si fueran churros, pero los mayores no nos quedamos atras. Aquí, tonto el último, está claro. 

¡Y todavía me queda bacalao! ¡ay, qué feliz soy! ¿qué haré, qué haré?...

Útiles necesarios: 
Platos relacionados: 

Bacalao con tomate

bacalao con tomate

Bolitas de patata y chorizo

bolitas de patata
Primeros platos sugeridos: 

Crema de calabacín

crema de calabacín