Se encuentra usted aquí

Caldo de verduras

Solapas principales

Descripción

Los caldos son la base de montones de platos exquisitos, para comer calentito. Y un buen caldo casero no cuesta tanto de  hacer, es más barato y mucho más saludable, con las cantidades de sal estrictamente necesarias y todos los ingredientes conocidos, porque los has comprado tú, uno a uno. 

Para vegetarianos y veganos, el caldo vegetal es la alternativa a los caldos de carne o pescado. Pero aunque no lo seas, no dejarás de disfrutar de esta receta llena de vitaminas y de sabor.

Caldo de verdura
vegano - bajo en grasas - bajo en carbohidratos - sin gluten - sin lácteos - bajo en calorías
Dificultad: 
Fácil
Tipo de plato: 
entrantes
Para hacer con niños: 
0
Para tupper: 
0
Tipo de receta: 
Receta
Básico

Resumen

Yield
litro
Prep time
15 minutos
Cooking time
45 minutos
Total time
1 hora

Ingredients

1
puerro
1⁄2
cebolla
2
zanahorias
3
ramitas de apio
1
nabo
1
tomate
1
pimiento verde
1 pellizco
sal
1
hoja de laurel
 
especias (opcionales)
1
aceite de oliva
1 1⁄2 litro
agua

Instructions

Podemos utilizar una olla a presión o una cazuela convencional. Si usamos la olla a presión ganaremos tiempo y necesitaremos algo menos de líquido, ya que no reduce tanto. Aún así, a mí me gusta que, después de abrirla, cueza un rato destapada. 

A ver, centrémonos. Procedimiento: 

  • Limpiamos las verduras, lavando el puerro, las zanahorias, el nabo, etc, debajo del agua. Pelamos todo lo que tenga piel (cebolla, zanahorias, nabo) y quitamos las hebras del apio. Lo troceamos todo en trozos medianos. 
  • En el recipiente elegido ponemos un chorrillo de aceite de oliva y pochamos durante diez minutos el puerro, la cebolla y las zanahorias, con un poco de sal. Después añadimos el resto de las verduras, el agua y las especias, y lo ponemos a cocer. 
  • Como digo, en la olla a presión lo dejamos cocer quince minutos y después abrimos la tapa, para que destapado cueza quince minutos más. En una cazuela lo tendremos unos cuarenta y cinco minutos. 
  • Con la ayuda de un colador grande, vertemos el caldo en un recipiente que aguante el calor, y ya tenemos el caldo. Las verduras, con un poco de ese caldo, las podemos comer trituradas en un rico puré. 

Notes

Las especias que pueden darle un toque especial al caldo son la pimienta, el tomillo, el orégano, el perejil, el cilantro... siempre mucho más aromáticas si son frescas. Pero como casi todo en esta receta, se puede no echar o cambiar por otra cosa. Repollo, acelgas, pimiento rojo, champiñones, judías verdes, lo admite todo. Para mí lo único que no debe faltar es el puerro y las zanahorias.

Puedes preparar una reconfortante sopa cociendo pasta de fideos en el caldo, o un riquísmo cus-cús, por ejemplo, para usarlo como guarnición de cualquier plato. Viene de maravilla para arroces, tanto en paella como risottos, asi que tiene múltiples aplicaciones, no me lo negaréis. 

Puedes congelarlo en bolsas o frascos, teniendo en cuenta que aumenta de volumen al congelarse, y tirar de ello cuando lo necesites. 

 

Platos relacionados: 

Crema de champiñones

¡Qué bien sientan las cremas y las sopas siempre, verdad? El estómago agradece que se lo pongan fácil. Tomarlas es reconfortante, la digestión es ligera y además, son saludables. Por ejemplo, esta crema de champiñón, que encima, está deliciosa. No se le puede pedir más...

Crema de champiñón

Caldo de carne

Un reconstituyente para los días de frío y un ingrediente más en montones de recetas, el caldo es un imprescindible en nuestra cocina. Lo podemos hacer con pollo (incluso con carcasas), con gallina, con carne de ternera, básicamente siguiendo esta misma receta. Y es tan fácil... y muchísimo más barato que comprar caldos envasados de calidad dudosa. Tú hazlo, y verás la diferencia. Ya me dirás, ya...

caldo de carne