Se encuentra usted aquí

Espinacas con pasas y piñones

Solapas principales

Descripción

Las espinacas son uno de esos alimentos que parece mentira que sean tan buenos: aunque no nos hagan inflarnos como a Popeye,  tienen un elevado nivel de vitamina A, vitamina B9 (acido fólico) y vitamina K. Son bajas en calorías, cero colesterol, ¿qué mas quieres? Ah, sí, que estén ricas. Pues mira, pruébalas así: 

Espinacas con pasas y piñones
plato completo - vegetariano - vegano - bajo en grasas - precaución alergias - sin gluten - sin lácteos - bajo en calorías
Dificultad: 
Fácil
Tipo de plato: 
platos principales - salsa - entrantes
Para hacer con niños: 
0
Para tupper: 
1
Tipo de receta: 
Receta

Resumen

Yield
Raciones
Prep time
10 minutos
Cooking time
10 minutos
Total time
20 minutos

Ingredients

300 grams
espinacas frescas
1
cebolla
50 grams
uvas pasas
20 grams
piñones (pelados)
1
aceite de oliva
1 pellizco
sal
1⁄4
brandy
1 cucharada
mantequilla

Instructions

  • Metemos las uvas pasas en el brandy, para que se remojen el ratito que tardamos en cocinar. 
  • Lavamos las espinacas y les cortamos los tallos, dejando solamente las hojas. Las dejamos escurriendo para que suelten todo el agua.
  • Pelamos y picamos la cebolla. Colocamos al fuego una cacerola, con el aceite y la mantequilla, y pochamos la cebolla despacito con una pizca de sal. 
  • Cuando esté blandita, echamos los piñones, los tostamos dos minutos y añadimos las pasas, con el brandy.
  • Entonces incorporamos también las espinacas. Tendremos en cuenta que abultan muchísimo cuando están frescas, y se quedan en nada después de cocinarlas, así que no nos asustemos si al principio parece que no caben en la cazuela: esperamos un minuto, movemos con la cuchara y seguro que ya caben las demás. 
  • Dejamos que se rehogue todo junto unos minutos, para que se hagan las espinacas y se evapore el alcohol. En siete u ocho minutos ya tienes tu delicioso plato de espinacas con piñones. 

Notes

¿Variantes? Las que quieras: cambiar los piñones (que son caros) por nueces, el brandy por vino, añadir una manzana troceadita, o unos taquitos de jamón serrano. Seguirá estando igual de rico.

Eso sí, si tenéis espinacas congeladas tendréis que descongelarlas primero, hirviéndolas como ponga en las instrucciones. Luego las rehogáis con la cebolla y compañía igual que si fueran frescas. 

No os quejaréis de receta rápida, amigos. En dos patadas, ya me diréis...pero si tienes un poco más de tiempo, por qué no pruebas a usarlas como relleno de unas crepes? Repetirás, seguro.

Platos relacionados: 

Hojaldre de espinacas

Quien más y quien menos, tiene alguien en casa a quien le cuesta comer verduras. Yo misma, de pequeña, no podía con las espinacas. Desde la perspectiva que me dan los años, no tengo ni idea de por qué. Supongo que me echaban para atrás esas hojas verdes, tan llenas de vitaminas y de suave textura. Con la adolescencia descubrí su mínimo valor calórico, y decidí darles una oportunidad, algo de lo que nunca me arrepentiré. Ahora disfruto con ellas, no sólo por sus propiedades alimenticias, sino por su versatilidad y su sabor. Esta tarta es un ejemplo de cómo convertir unas humildes espinacas en un placer, con poquito trabajo.  

hojaldre de espinacas

Lomo con frutos secos

Al cerdo le van de perlas las cosas dulces. No me refiero a la alimentación de los cochinos, ya me entendéis.... Su sabor combina estupendamente con todo tipo de frutas, y ese toque agridulce es mi debilidad. En esta receta se echa todo a la cazuela, y se hace prácticamente solo, así que no hay excusas para probarlo. Es un plato sorprendente. 

Lomo con frutos secos
Segundos platos sugeridos: 

Hummus

El rey del picoteo árabe, y cada vez de más sitios, es el hummus. A base de garbanzos, aceite y limón, es una receta sencillísima y da para disfrutar un buen rato, en esas reuniones con amigos, de pica-pica o antes de la comida, con un poco de pan de pita y unas crudités de verdura (ese palabro se refiere simplemente a bastoncitos de zanahoria, apio o pimiento crudos). No puede ser más sano. 

Hummus