Se encuentra usted aquí

Magdalenas

Solapas principales

Descripción

El desayuno más tradicional, después del pan con mermelada, es una magdalena. ¡Qué digo una, dos por lo menos!  Dulces, tiernas, maravillosas, para comérselas en dos bocados. Se hacen en "dos patadas" , y sin conservantes  ni colorantes. Probadlas, probadlas.

magdalenas
vegetariano
Dificultad: 
Normal
Tipo de plato: 
postres
Para hacer con niños: 
1
Para tupper: 
0
Tipo de receta: 
Receta
  • Tiempo de preparación:
    15 minutos
  • Tiempo de cocinado:
    10 minutos
  • Tiempo total:
    25 minutos

Ingredientes

unidades
3  
huevos
250 mililitros
aceite de oliva (suave)
250 mililitros
leche
250 grams
azúcar
375 grams
harina de repostería
2 sobres
gasificante
1  
ralladura de limón
1 pellizco
sal

Instrucciones

Como soy la mar de generosa, voy a compartir con vosotros, oh amables seguidores, a raíz de esta receta, un par de truquillos que la experiencia me ha brindado:

  • 250 ml de líquido corresponde a un vaso (de los de nocilla de vidrio) hasta arriba del todo.
  • Una cucharada de azúcar pesa 15 gramos, y de harina, diez.

No es plan de pesar 375 gr a cucharadas, y un peso de cocina es bien barato, pero a lo mejor os puede sacar de un apuro en un momento dado... y ahora vamos con la receta.

  • Encendemos el horno a 200 grados.
  • Con las varillas, batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen un poco y aumenten de volumen.
  • Añadimos poco a poco la leche, después el aceite. Luego le incorporamos la harina con la sal y el gasificante, y finalmente la ralladura de limón. 
  • Cuando este bien homogéneo, rellenamos los papelitos de las magdalenas. Éstos hay que meterlos previamente dentro de un molde más rígido para que la magdalena no se desparrame y crezca formando el copete (venden moldes específicamente para magdalenas). No llegamos hasta el borde del papel, que luego suben.
  • Al horno, en la parte central, calor arriba y abajo, diez minutos más o menos. Cuando tengan un colorcillo apetitoso, las sacas. Dejas que se aireen un poco, y pruebas sólo una. O dos. 

Notas

 La receta me la pasó mi hermana, que la sacó de internet (del blog Kanela y Limón), asegurándome que eran estupendas, y lo son. En dos semanas he horneado tres tandas, y eso que salen un montón. Vamos, que tengo magdalenas para dar y regalar, y eso es lo que estoy haciendo, claro.

He utilizado la cantidad de gasificante que indican las instrucciones de la marca de Mercadona, que es el que he comprado. Si tienes de otra marca, mira la cantidad que recomienda para la cantidad correspondiente de harina, para no equivocarnos. 

Útiles necesarios: 
Consejos: 

Un par de equivalencias básicas

Necesitamos un peso de cocina. No es tan caro, eh, y se lo puedes pedir a los Reyes o por tu cumpleaños. Por 30 euros encuentras uno la mar de apañado fijo. De todas formas, puede que sí que tengas y se le hayan acabado las pilas de repente, y no puedas vivir ni un solo instante más sin esas magdalenas. Pues lo puedes intentar con estas equivalencias:

Platos relacionados: 

Bambas (o Cristinas) de nata

bambas (o cristinas) de nata