Se encuentra usted aquí

Milhojas de calabacín y jamón

Solapas principales

Descripción

Este milhojas de verduras es un invento. Me encantan los platos que se hacen solos: tú  metes un molde lleno de cosas en el horno y sacas un pastel: ¡magia! Con calabacín, tomate, jamón y queso, para que sea sabroso, fácil de comer, con muy poca grasa y divertido para toda la familia. Además es tan bonito que nos sirve para una ocasión especial. Enciende el horno, que nos ponemos a ello.

milhojas de calabacín
milhojas de calabacín
bajo en grasas - bajo en carbohidratos - sin gluten
Dificultad: 
Normal
Tipo de plato: 
platos principales - segundos platos - entrantes - tapas
Para hacer con niños: 
1
Para tupper: 
1
Tipo de receta: 
Receta
  • Tiempo de preparación:
    12 minutos
  • Tiempo de cocinado:
    30 minutos
  • Tiempo total:
    42 minutos

Ingredientes

Raciones
2  
calabacines medianos
2  
tomates
200 grams
jamón cocido
6  
lonchas de queso fundido (tipo "tranchette")
3  
huevos
  al gusto
sal y pimienta
1 gota
aceite de oliva

Instrucciones

¿Ya has puesto el horno a precalentar? Muy bien. A 190 grados será suficiente. Necesitamos un molde para plumcake, rectangular

  • Coloca una cazuela grande con agua salada a calentar al fuego.
  • Vamos a cortar los ingredientes: el calabacín lo pelamos y lo cortamos, en rodajas muy finas. Si tienes una mandolina, estupendo. Los tomates, en rodajitas también. 
  • Escaldamos las rodajas de calabacín durante dos minutos, sólo para quitarle un pelín la dureza, en el agua hirviendo. Después los escurrimos bien.
  • Preparamos el molde engrasándolo una pizca con aceite de oliva. Colocamos en el fondo una primera capa de rodajas de calabacín. Después ponemos una capita de jamón, y encima otra de queso. Por último, unas rodajitas de tomate. Procuramos ir presionando bien las capas para que queden niveladas, uniformes. 
  • Repetimos la operación y volvemos a colocar calabacín, jamón, queso, tomate. Terminamos el pastel cubriéndolo con una última capa de calabacín. 
  • En un bol, batimos tres huevos, los salpimentamos y los vertemos con cuidado en el molde. Despacito, procurando que vaya colándose hasta las capas de abajo, agitando y sacudiendo un poquito (¡con cuidado!) el molde. Lo dejamos un par de minutos, para dejar que el huevo se coloque en los huequecillos, y lo metemos al horno.
  • Media horita, y ya está listo. ¿A que huele bien?

Notas

Para desmoldarlo, esperamos unos minutos, y pasamos un cuchillo por los laterales para despegarlo bien. Tendrá bastante jugo, y no es fácil que se pegue, pero por si acaso. Y cuidado con ese juguillo, si te escurre por el brazo al voltear el molde, supongo que puede quemar. Pero no te me asustes, no es nada del otro mundo: con un poco de decisión: ¡hop! y ya está en la bandeja. 

Corta las raciones con un cuchillo bien afilado. Cuanto más alto sea el molde más vistoso queda, por eso el molde de plumcake es ideal. 

Puedes cambiar el  jamón york por jamón serrano, reduciendo en ese caso la cantidad de sal que tienes que añadir. Y se me ocurre que tiene que estár impresionante con patata cocida además de calabacín. Claro que es un poco menos "light", pero hay momentos para todo. ¿O no?

Útiles necesarios: 
Platos relacionados: 

Pisto manchego

Lasaña de berenjena

Pasta con calabacín y tofu

Pasta con calabacín y tofu