Se encuentra usted aquí

Pulpo a la gallega

Solapas principales

Descripción

Pulpo a la gallega, o como lo llaman los gallegos, "pulpo á feira". Una sabrosa fuente de proteínas, perfecto incluso si estás a dieta, de elaboración muy sencilla y exquisito para comer.

Origen: 
Galicia
Dificultad: 
Fácil
Tipo de plato: 
segundos platos - entrantes - tapas
Para hacer con niños: 
0
Para tupper: 
0
Tipo de receta: 
Receta
  • Tiempo de preparación:
    10 minutos
  • Tiempo de cocinado:
    35 minutos
  • Tiempo total:
    45 minutos

Ingredientes

Servings
2 kilograms
pulpo
2  
patatas grandes
1 chorrito
aceite de oliva
1 pellizco
pimentón
2 litros
agua

Instrucciones

  • Necesitamos una cazuela bien grande, donde nos quepa el pulpo entero. En ella ponemos agua a calentar, llenándola hasta menos de la mitad, para que al meter el pulpo no se desborde y liemos la de San Quintín. Otro factor a tener en cuenta es el de la sal: muchas veces los pulpos que compramos vienen tratados con sal para su conservación, deberemos preguntarlo cuando lo compremos, porque en ese caso no hay que añadir ni una gota o no habrá quien se lo coma.
  • Lavamos las patatas y el bicho debajo del grifo. Al pulpo le quitamos el pico y el contenido de la cabeza, dándole le vuelta, y cortamos los ojos con una tijera. Tenemos que quitar todo lo que no nos vamos a comer, el resto va todo al plato.
  • Cuando el agua hierva , vamos a "asustar" al pulpo: agarrándolo de la cabeza, lo sumergimos y lo sacamos tres o cuatro veces (ay que te meto, huy, que te saco. Ni te cuento el pánico que le entra al pobre pulpo, a estas alturas. Después de cortarle los ojos no creo que le impresione demasiado... ). El caso es que los cambios bruscos de temperatura hacen que el pulpo se quede bien tierno, por eso, si lo has comprado con antelación, es bueno congelarlo antes de cocinarlo y descongelarlo 24 horas en el frigorífico.
  • Después de los sustos, ya puedes dejar al pulpo en remojo en el agua hirviendo y echa las patatas enteras, tal cual.Las patatas nos van a servir de referencia: cuando las pinchemos con un palo de brocheta y se salgan fácilmente, las sacamos. Habrán pasado 35 minutos, más o menos. Lo más seguro es que el pulpo esté en su punto: podemos cortar un trocito y probarlo.Si el pulpo es muy grande, necesitará unos minutillos más.
  • Cuando esté listo, lo dejamos reposar 15 minutos fuera del fuego, lo sacamos y lo cortamos en trocitos con unas tijeras (o como mejor te apañes). Lo colocamos en el plato poniendo primero una base de patata en rodajas y encima el pulpo; lo espolvoreamos con pimentón y sal gorda (a no ser, como hemos dicho, que ya la tenga de antes)y un chorrito de dorado aceite de oliva. Lo del pimentón es al gusto: si te va el picante, puedes mezclar un poco. Y se enfría rapidísimo, así que más te vale tener a tus comensales preparados, ¡corre, a comer!

Notas

Éste es un plato ideal para agasajar a tus invitados, siempre que tengas en cuenta que el pulpo, una vez cocido, se queda aproximadamente en la mitad de lo que era, y te puedes ver en la situación de quedarte con un pinchito de pulpo en el hueco de la muela. Si te viene bien, puedes dejarlo cocido y en el agua, y en el último momento meterle un calentón antes de trocearlo.

¿Qué hago con lo que sobre?: 

Arroz negro con calamares y gambones

arroz negro