Se encuentra usted aquí

Suizos

Solapas principales

Descripción

Para las meriendas de los niños, o para desayunar los días de fiesta, nada como estos tiernos bollitos hechos en casa, coronados de azúcar y recién salidos del horno. No tenemos que asustarnos por pensar que es demasiado difícil, porque en realidad no lo es. Si te estas iniciando en el mundo de las masas, ésta es una buena opción. Además, con un poco de  práctica se preparan casi sin pensar y en un momento. 

Suizos
suizo
vegetariano
Dificultad: 
Normal
Tipo de plato: 
platos principales - postres
Para hacer con niños: 
1
Para tupper: 
1
Tipo de receta: 
Receta

Resumen

Yield
unidades
Prep time
15 minutos
Cooking time
12 minutos
Total time
27 minutos

Ingredients

100 grams
harina de fuerza
100 grams
harina floja (harina de trigo corriente)
6 grams
levadura de panadería (seca)
20 grams
mantequilla
30 grams
azúcar
50 mililitros
leche
50 mililitros
agua
 
ralladura de naranja y de limón
1 pellizco
sal
3 cucharadas
azúcar (para decorar)
1
huevo (para decorar)

Instructions

Lo prometo: no es tan difícil. Los únicos trucos que tiene son respetar los tiempos de levado, tener un poco de paciencia amasando y controlar el horno. Vamos a ello:

  • Preparamos todos los ingredientes: La mantequilla tiene que estar fuera del frigorífico al menos una hora para que esté blandita, y si hace frío la metemos unos segundos en el microondas. Rallamos la cáscara de medio limón y media naranja, y calentamos la leche y el agua hasta que están templadas.
  • Entonces mezclamos todos los ingredientes, menos el huevo y el azúcar para decorar,  en un bol; y los mezclamos primero con una cuchara. Luego lo echamos en una encimera y amasamos cinco minutos. Después, lo dejamos reposar bien tapado un par de horas. (El tiempo es orientativo, depende de la temperatura de la habitación tarda más o menos. Cuanto más calor, antes subirá, pero no hagas trampa: si lo metes en el horno casi seguro que te cargas la receta. Me refiero siempre a temperatura ambiente)
  • Cuando la masa haya doblado su volumen, preparamos una bandeja de horno forrándola con papel sulfurizado.
  • Volvemos a amasar ligeramente la masa, y la repartimos en seis porciones a los que damos forma redondeada, colocándolos en la bandeja un poco separadas, porque crecen bastante. Lo dejamos reposar otra vez.
  • Cuando lleven quince minutos en la bandeja, ponemos el horno a calentar a 180 grados.  Quince minutos más, y metemos la bandeja, pero no sin antes hacer un corte superficial con un cuchillo bien afilado, pintarlos con el huevo batido y decorarlos con el azúcar humedecido con unas gotas de agua. 
  • Horneamos doce minutos, hasta que estén tan bonitos como estos. Y de ricos, ya ni hablamos.

Notes

Son unos suizos muy aromáticos, estupendos incluso para rellenar con jamón y queso porque no son nada dulzones. 

La levadura seca de panadero resulta muy cómoda, viene en polvos dentro de unos sobrecitos y tiene el mismo efecto que la levadura fresca, con menos cantidad. Pueden guardarse en la despensa, sin necesidad de frío, mientras estén cerrados.

Una cosa que hay que tener en cuenta es que no llevan conservantes, ni estabilizantes, ni cosasrarantes. Eso, además de convertirlos en un dulce mucho más saludable, hace que se pongan duros en un par de días. No hagas más de los que podáis comer, o si no, mójalos bien en el café. 

Útiles necesarios: 
Platos relacionados: 

Bambas (o Cristinas) de nata

Sí, es un clamor popular. La gente adora las bambas de nata, las llame como las llame. Y digo esto porque en algunas partes de Galicia, que sepamos, se llaman "cristinas". En otros lugares cambian la bamba por la bomba, los suecos creen ver en ellas sus "semlas"...en fin, que nos hacen los ojos chirivitas. Vaya, que si el pueblo quiere bambas, yo me pongo manos a la obra.  Y la primera receta que encuentro me queda así de estupenda, así que, ¿cómo no la voy a compartir? Está sacada de Las Recetas de la Felicidad, con mi "modus operandi". Riquísimas.

bambas (o cristinas) de nata

Tortas de aceite y anises

Uno de los deliciosos aromas de mi infancia. Huelen a cumpleaños, a celebración, a velada familiar con chocolate. Y a opíparos desayunos y meriendas. Estas tortas de anís son un disfrute para los sentidos. Si llueve en la calle, hace un frío de perros y tienes una larga tarde por delante, no se me ocurre nada mejor que hacer.