Se encuentra usted aquí

Torrijas de leche

Solapas principales

Descripción

Este postre, tan sencillo, con esos ingredientes tan humildes, es una de las estrellas de la Semana Santa y del tiempo de cuaresma, y son toda una tentación... ¡qué contradictorio!

 Como no todas las torrijas son iguales, según el punto geográfico en el que vivamos o simplemente porque "en mi casa se hacen así", aquí pongo las mías, las de mi madre, las de mi abuela. Riquísimas.

Torrijas de leche
vegetariano
Dificultad: 
Difícil
Tipo de plato: 
postres
Festividades: 
Para hacer con niños: 
1
Para tupper: 
0
Tipo de receta: 
Receta
  • Tiempo de preparación:
    15 minutos
  • Tiempo de cocinado:
    15 minutos
  • Tiempo total:
    30 minutos

Ingredientes

unidades
1  
barra de pan
600 mililitros
leche
1  
limón
6 cucharadas
azúcar
1  
canela en rama
2  
huevos
   
aceite para freír
1 cucharadita
canela en polvo

Instrucciones

  • En un cazo ponemos la leche, la piel del limón (que habremos pelado con cuidado de no coger mucha parte blanca) y la ramita de canela. Lo cocemos todo tres minutos, añadimos dos cucharadas de azúcar, removemos un minuto más y apagamos el fuego. 
  • Tenemos que esperar a que la leche esté casi fría para utilizarla. Si tenemos prisa, una pequeña trampa es cocer solamente la mitad de la leche y reservar la otra mitad fría, para añadírsela después y bajar la temperatura. 
  • Batimos los huevos en un plato hondo, y preparamos una sartén (donde quepan dos torrijas a la vez) con abundante aceite. 
  • Cortamos el pan en rebanadas de dos centímetros de ancho, en diagonal, para que queden con forma alargada. Las colocamos en una fuente honda y amplia donde quepan con holgura y volcamos la leche por encima. Ponemos a calentar el aceite. 
  • Dejamos que el pan se empape de leche, durante unos minutos, dándole la vuelta a las rebanadas usando las manos, hasta que veamos que están blanditas y casi se han "bebido" la leche del fondo. Dependiendo del tipo de pan beberán más leche o menos, así que con cuidado. Si se empapan demasiado será muy difícil manejarlas para freírlas, pero si tenemos un poco de delicadeza, conseguiremos que queden más jugosas. 
  • Pasamos las torrijas, de una en una, por el huevo batido, por los dos lados, y acto seguido las freímos en la sartén. No necesitan más que un par de minutos por cada lado, vigilando la temperatura del fuego para que no se quemen, ni las torrijas ni el aceite.  Para darles la vuelta yo me apaño con una espátula , metiéndola un poco por debajo de la torrija y ayudándome con un tenedor para empujarla. No es tan difícil como parece, sólo hace falta decisión y maña, y no se romperá ni una, ya verás.
  • Finalmente sacamos las torrijas fritas a una bandeja, y las espolvoreamos con azúcar al que hayamos añadido una cucharadita de canela. 

Notas

Este es un postre muy fácil de hacer cuando le coges el truquillo. No obstante, no desesperes si a la primera no te salen demasiado bien: cuando las hagas varias veces, te darás cuenta de cuándo el pan está bien empapado de leche, para que no quede seco, o al contrario, que se te destroce en los dedos al agarrarlo. 

El pan es un elemento fundamental. A la hora de elegirlo, busca uno de tipo candeal, de miga compacta, y deja que se endurezca un día. También son buenas las barras que venden especiales para torrijas, y aún así por  el precio de una torrija en la pastelería compras la barra entera y salen diez. 

Si en tu primera tanda de torrijas ves que te han quedado un pelín secas, y te gustan más jugosas, puedes preparar un almíbar diluyendo miel con un poco de agua y echárselas por encima (no hace falta, en ese caso, que las espolvorees con al azúcar) De hecho en muchas casas se empapan, después de freírlas, con un almíbar: de miel, o de agua y azúcar, con una cáscara de limón. Ah, y también se hacen torrijas con vino, todas igual de ricas.

Por último: lo mejor es comérselas lo antes posible, en cuanto se hayan enfriado. Pierden bastante si las metes en el frigorífico, claro que si no hay más remedio, mejor eso que dejarlas estropearse. Así que... mañana comeremos ensalada, pero hoy, nos damos un atracón de torrijas. No es tan grave.

Platos relacionados: 

Arroz con leche

arroz con leche