Se encuentra usted aquí

Tortas de aceite y anises

Solapas principales

Descripción

Uno de los deliciosos aromas de mi infancia. Huelen a cumpleaños, a celebración, a velada familiar con chocolate. Y a opíparos desayunos y meriendas. Estas tortas de anís son un disfrute para los sentidos. Si llueve en la calle, hace un frío de perros y tienes una larga tarde por delante, no se me ocurre nada mejor que hacer.

vegetariano
Dificultad: 
Difícil
Tipo de plato: 
postres
Para hacer con niños: 
1
Para tupper: 
0
Tipo de receta: 
Receta

Resumen

Yield
Tortas grandes
Prep time
30 minutos
Cooking time
25 minutos
Total time
55 minutos

Ingredients

250 grams
aceite de oliva
2 puñados
anises
1⁄2 litro
leche
40 grams
levadura de panadero
1⁄2
agua
400 grams
azúcar
1 pellizco
sal
750 grams
harina de fuerza
750 grams
harina de trigo (la harina normal, de toda la vida)

Instructions

  • En una cazuela grande, ponemos a freír los anises con el aceite de oliva, durante un minuto (crepitan un poquito). Esperamos a que se enfríe un pelín. Mientras, deshacemos la levadura en agua en un cuenco, y le añadimos un poco de harina, de la de de fuerza (como un vaso), mezclamos y esperamos a que suba. Tardará, dependiendo de la temperatura de la cocina, unos minutos.
  • Retomamos la cazuela de aceite y añadimos la leche . Batimos ligeramente y añadimos el azúcar y la sal. Cuando vemos que la levadura amenaza con salirse del cuenco con vida propia, la echamos a la cazuela, y con un poco más de harina comenzamos a amasar. Lo ideal sería tener una amasadora. Si no tenemos, las batidoras de varillas suelen traer unas varillas para amasar que son más que útiles para ésto. Y si eso tampoco tenemos, haremos "brazo" con una cuchara, dale que te pego, y vamos añadiendo poco a poco harina de los dos tipos hasta que podamos meter las manos para amasar. En ese punto, sacamos la masa a una encimera espolvoreada de harina y amasamos un poquito . El punto de la torta está cuando la masa no se te pega a los dedos, no conviene añadir más harina porque el resultado final sería menos esponjoso.
  • Separamos la masa en cuatro bolas, les damos forma de tortas aplastadas un poco separadas y las tapamos con un paño limpio esperando a que crezcan. Dependiendo de la temperatura de la habitación, tardarán entre dos y tres horas, el momento de hornear será cuando veamos que la masa ha doblado su tamaño. No lo dejamos reposar más tiempo de lo necesario o la levadura acabará bajando. 
  • Precalentamos el horno, y las espolvoreamos generosísimamente de azúcar. Las metemos de dos en dos (si te caben en la misma bandeja) a 180 grados, en la zona central del horno, hasta que tengan un maravilloso tono tostado. El azúcar queda un poco caramelizado, haciendo costra, divino. Espero que las disfrutes tanto como yo.

Notes

Sé que cuatro tortas parecen una cantidad exagerada, pero son tan ligeras y apetitosas que son un problema para la dieta, porque te las acabas en seguida. Regálale una a tu madre, anda, y otra la congelas dentro de papel de aluminio. Y la que te queda (porque una os la coméis en un santiamén), la tapas bien con papel de aluminio y te dura tres días sin problemas.

Útiles necesarios: 
Platos relacionados: 

Rosquillas de la abuela Simona

En el cuaderno de Recetas Maravillosas de mi madre, apuntadas a boligrafo sobre una cuadrícula, (algunas ya medio descoloridas), encontré uno de estos días la receta de las Rosquillas de la abuela Simona. La madre de mi padre, a la que siempre conocí con el pelo blanco inmaculado, una mujer dulce y resignada, y que hacía las rosquillas midiendo las cantidades con cascarones de huevo. Así que decidí que, como fuera, tenía que convertir esas medidas en algo objetivo.  Tres toneladas de rosquillas más tarde, y con dos kilos de más, obtuve el visto bueno de mi padre: lo comparto con vosotros, que lo disfruteis.

Rosquillas de la abuela Simona

Magdalenas

El desayuno más tradicional, después del pan con mermelada, es una magdalena. ¡Qué digo una, dos por lo menos!  Dulces, tiernas, maravillosas, para comérselas en dos bocados. Se hacen en "dos patadas" , y sin conservantes  ni colorantes. Probadlas, probadlas.

magdalenas