Se encuentra usted aquí

Tortitas de acelgas con queso brie

Solapas principales

Descripción

Hasta la palabra es fea : a-cel-gas. Reconozco que no es una verdura muy atractiva, sobre todo una vez cocida. Y es una pena, porque esa apariencia tristona no coincide para nada con la realidad de su sabor, ¡están buenísimas! En realidad sólo tenemos que buscar una forma de ponerlas bonitas, y tendremos un plato exquisito. Por ejemplo, así: 

tortitas de acelgas con brie
vegetariano - bajo en grasas - sin gluten - bajo en calorías
Dificultad: 
Fácil
Tipo de plato: 
platos principales - entrantes
Para hacer con niños: 
1
Para tupper: 
1
Tipo de receta: 
Receta

Resumen

Yield
raciones
SourceReceta de Arguiñano
Prep time
15 minutos
Cooking time
40 minutos
Total time
55 minutos

Ingredients

2
patatas (hermosas)
4
hojas de acelga
100 grams
queso brie
1
huevo
1 pizca
sal
1 pizca
pimienta
1
diente de ajo

Instructions

  • Lavamos las acelgas y las patatas. 
  • Ponemos las patatas a cocer enteras y con piel, en una cazuela cubiertas de agua salada. Como tardan un rato, podemos picar las acelgas mientras, cocerlas diez minutos en agua hirviendo y dejarlas escurriendo para que eliminen bien toda el agua.
  • También desmenuzamos el queso brie con los dedos y machacamos el ajo en un mortero, para tenerlo todo preparado. Encendemos el horno a 200 grados. 
  • Cuando pinches la patata con un cuchillo, y al levantarlo, la patata resbale con suavidad y caiga, es que ya está cocida. Las sacamos del agua y cuando podemos cogerlas sin abrasarnos, las pelamos y las troceamos en un cuenco. Después echamos el queso y, con un tenedor, lo machacamos todo junto (no  hace falta que quede como un puré, no pasa nada porque haya algún trocito).
  • Incorporamos las acelgas, el huevo, el ajo, salpimentamos y lo removemos todo bien, con un cucharón o incluso con las manos. 
  • Ponemos un papel de hornear en la bandeja de horno y depositamos en ella montoncitos de la mezcla. Nos podemos ayudar de un aro de emplatar, pero si no tenemos no pasa nada: aplastamos un poco con la mano y le damos la forma de tortitas. 
  • Horneamos durante 20 minutos más o menos, hasta que veamos que se empiezan a dorar por algunos puntos.

Ya hemos terminado. ¿Te resistirás a comerte una antes de llevarlas a la mesa?

Notes

Qué monas, ¿verdad? Hasta a los niños les gusta esta presentación.  Igual, incluso cuela que es una hamburguesa. 

Como veis, esta receta no lleva más grasa que la que incluya el queso , y es apta para vegetarianos (lleva huevo y lácteos). Las cantidades son como para tomarlas de entrante o de guarnición para otro plato; si tu intención es cenártelas, una tras otra, de plato único, será mejor que prepares el doble. De todas formas, no van a sobrar, seguro. 

 

Platos relacionados: 

Hojaldre de espinacas

Quien más y quien menos, tiene alguien en casa a quien le cuesta comer verduras. Yo misma, de pequeña, no podía con las espinacas. Desde la perspectiva que me dan los años, no tengo ni idea de por qué. Supongo que me echaban para atrás esas hojas verdes, tan llenas de vitaminas y de suave textura. Con la adolescencia descubrí su mínimo valor calórico, y decidí darles una oportunidad, algo de lo que nunca me arrepentiré. Ahora disfruto con ellas, no sólo por sus propiedades alimenticias, sino por su versatilidad y su sabor. Esta tarta es un ejemplo de cómo convertir unas humildes espinacas en un placer, con poquito trabajo.  

hojaldre de espinacas
Segundos platos sugeridos: 

Merluza rebozada

Parece una bobada, ¿verdad? Una receta de merluza rebozada, vaya con la de MiMenú, se creerá muy lista... Pero ¡no! hay una razón muy sencilla para que yo ponga esta receta. Y es que tiene que formar parte de nuestra dieta habitual, forma parte de nuestro recetario ancestral,  y no siempre se tiene tiempo y ganas de hacer un megaplato-super-elaborado. Espero saber explicar los pequeños truquillos que hacen que la merluza rebozada sea una delicia cotidiana. 

Ternera guisada con verduras

En los tiempos que corren, que vamos siempre con mil prisas, no podemos dejar de comer bien. Esta es una receta de siempre, con el sabor que todos guardamos en nuestra memoria (y el paladar); de las que hacían nuestras madres y abuelas.  Un plato muy completo, fácil y exquisito, con los ingredientes que podemos tener siempre en la nevera. Además, con los adelantos de hoy en día, ya no hace falta que nos pasemos toda la mañana en la cocina. Prestad antención, que os cuento...

Ternera guisada con verduras