Se encuentra usted aquí

Cocido madrileño

Solapas principales

Descripción

El cuerpo te lo pide, no lo niegues. La sopita, garbanzos, el morcillo... Aunque mi padre lo comía todos los días de pequeño, hoy en día tenemos más opciones, y el día que hay cocido es un acontecimiento. Debería estar institucionalizado un día a la semana. De momento, para que no tengas ninguna duda, te paso la receta, para que veas lo fácil que es comer como antes...

cocido madrileño
plato completo - sin gluten - sin lácteos
Origen: 
Madrid
Dificultad: 
Fácil
Tipo de plato: 
platos principales
Para hacer con niños: 
0
Para tupper: 
1
Tipo de receta: 
Receta

Resumen

Yield
personas
Prep time
15 minutos
Cooking time
40 minutos
Total time
55 minutos

Ingredients

300 grams
garbanzos
300 grams
morcillo
1⁄4
pollo
150 grams
tocino veteado (o panceta)
150 grams
costillas
1
chorizo
1
morcilla (de cebolla)
1
hueso de jamón
1
hueso de ternera
2
zanahorias
1⁄2
repollo
2
patatas
1
puerro
1 pellizco
sal
1 1⁄2 litro
agua
2 puñados
pasta de fideos

Instructions

Como siempre que vamos a cocinar garbanzos, tenemos que ponerlos a remojo la noche anterior, es inevitable. Los pondremos en agua abundante porque al hidratarse se hinchan y si echamos el agua justa, al final se quedan secos. 

  • En la olla a presión, ponemos el agua con la carne y el puerro y las zanahorias a cocer. Cuando empiece a hervir, se formará una espuma en la superficie con las impurezas de la carne, que retiramos con cuidado. Entonces ponemos los garbanzos (si tenemos una redecilla para meterlos nos permite luego servirlos sin que se nos mezcle con la carne) y cerramos la olla. Desde que sube la válvula, que cueza 30-35 min. En una olla convencional,  prepárate para tenerla cociendo tres horas, con el fuego al mínimo.
  • Cortamos el repollo y pelamos las patatas y las troceamos. Lo vamos a cocer en una cazuela aparte, con agua y una pizca de sal, durante media hora, hasta que esté blandito. 
  • Y en otro cazo pequeño cocemos el chorizo y la morcilla. No lo hacemos en la olla grande con los garbanzos para no aportarle la grasa y el pimentón. Con diez minutos cociendo están perfectos. 
  • Volvemos a la olla, y cuando la abramos, sacamos el caldo que necesitemos para preparar la sopa, colándolo a un cazo. Cuando rompa el hervor, echamos los fideos y los cocemos diez minutos. Ya tenemos el primer  plato.
  • Servimos en una bandeja los garbanzos y la carne, y por otro lado el repollo (que podemos rehogar con un par de dientes de ajo antes), y troceamos el chorizo y la morcilla. ¡A comer, que se enfría!

Notes

¡Qué placer el de mirar esa bandeja y elegir lo que más nos apetece! Con el cocido, la diferencia entre una comida corrientita y una excepcional es la calidad de la materia prima. Con unos garbanzos buenos y una carne como dios manda, disfrutaremos como enanos.  Además, podemos comerlo de mil formas distintas, en cada casa hay una costumbre. En algunas se echan los garbanzos en la sopa, o los acompañan con la carne; otros los aliñan con aceite y vinagre y una ensalada de tomate. Mi abuelo se comía una cebolla a bocados para acompañar al cocido, pero hay valientes que prefieren las guindillas, en serio. El cocido maragato se come al revés, empezando por la carne, y si te lo llevas en tupper lo más seguro es que vaya todo junto. Cuéntame, ¿cómo se come el cocido en tu casa?

¿Y las sobras?  Dan para todo un mundo, si decidimos no congelarlas para otra vez: desde unas croquetas, a una ropa vieja, o un exótico hummus.

Continuará...

¿Qué hago con lo que sobre?: 

Croquetas de pollo

Pongamos que ayer hicimos un rico caldo bien sustancioso, y ahora tenemos mirándonos tristemente desde un plato al pobre muslo de pollo cocido, con la compañía de unos huesos resecos. Tranquilo, pollito, que aún tienes una misión: vamos a hacer contigo unas ricas croquetas. Y no va a quedar de ti ni la sombra.

Hummus

El rey del picoteo árabe, y cada vez de más sitios, es el hummus. A base de garbanzos, aceite y limón, es una receta sencillísima y da para disfrutar un buen rato, en esas reuniones con amigos, de pica-pica o antes de la comida, con un poco de pan de pita y unas crudités de verdura (ese palabro se refiere simplemente a bastoncitos de zanahoria, apio o pimiento crudos). No puede ser más sano. 

Hummus