Se encuentra usted aquí

Lasaña de carne

Solapas principales

Descripción

La lasaña, o "lasagna" por excelencia, es la lasaña de carne. Yo no me resisto a aportarle algunas vitaminas en forma de verdura, que además le proporcionan jugosidad y colorido, pero el ingrediente principal será la carne de ternera, junto con la pasta. Un plato por el que Garfield estaría dispuesto a cualquier cosa.

Lasaña
plato completo
Origen: 
Italia
Dificultad: 
Normal
Tipo de plato: 
platos principales
Para hacer con niños: 
1
Para tupper: 
1
Tipo de receta: 
Receta

Resumen

Yield
Raciones
Prep time
30 minutos
Cooking time
30 minutos
Total time
1 hora

Ingredients

750 grams
carne picada de ternera
1 paquete
lasaña (placas precocidas)
1
cebolla
1⁄2
pimiento rojo
1⁄2
pimiento verde
1
calabacín (o berenjena)
1 lata
tomate triturado (o frito, si lo tienes hecho)
1 paquete
queso rallado
1⁄2 litro
Bechamel
100 mililitros
nata líquida
1 pellizco
orégano
 
sal, pimienta
1
aceite de oliva
1
diente de ajo

Instructions

Como siempre, nos organizamos para optimizar el tiempo y pasar el menor rato posible en la cocina, que aunque nos encante cocinar, muchas veces tenemos otras mil tareas pendientes. ¡Qué le vamos a hacer! Al menos tenemos el consuelo de que vamos a comer de maravilla.

  1. Comenzamos lavando y picando el ajo, la cebolla, los pimientos y el calabacín. Si te gusta más la berenjena puedes ponerla, o incluso un trozo de cada. Además de conseguir que la carne cunda un poco más, en casa nos encanta que quede un poco más jugosa todavía. Claro, que si pasas de la verdura, puedes no ponerla e ir directamente al paso 3.
  2. En una sartén grandota echamos el aceite y doramos primero un minuto el ajo, luego incorporamos las verduras con su pizca de sal y las pochamos diez minutos a fuego suave. Cuando empiecen a estar blanditas, añadimos el tomate y lo freímos todo junto siete minutos más. Si tenemos el tomate ya frito, con darle una vuelta con la cuchara y removerlo es suficiente. Especiamos alegremente con el orégano y las hierbas que más nos gusten.
  3. Mientras se fríe el tomate, rehogamos la carne con una gota de aceite en otra sartén. Sólo un par de minutos, añadimos una pizca de sal y pimienta, y cuando empiece a tomar color la juntamos con el tomate. Ya tenemos la carne para nuestra lasaña. 
  4. Preparamos la bechamel con maicena, en un momento, como explico aquí, pero antes encendemos el horno a 200 grados, con calor arriba y abajo.
  5. Las placas de lasaña precocidas nos ahorran tener que estar hirviéndolas, lo que resulta un poquito engorroso y lleva bastante tiempo. Aunque en las instrucciones recomiendan  remojarlas durante diez minutos, con esta lasaña quedan perfectas aunque no lo  hagas. Eso sí, hay que asegurarse de ser generosos con las salsas.  Otra cosa: si quieres que la lasaña sea alta, busca una fuente con bastante fondo y no muy grande. Si eliges una fuente muy amplia, la lasaña tendrá menos capas y quedará más extendida. No por ello va a estar peor, es solamente una cuestión estética. Para 6 raciones, yo uso una fuente que mide 18x25 cm.
  6. Comenzamos extendiendo un poco de bechamel en el fondo de la fuente, y encima colocamos una capa de placas de lasaña. Sobre esta ponemos la tercera parte de la carne, y regamos con un poco de nata. Colocamos otra capa de pasta, y repetimos la operación dos veces más. Para terminar, acabamos con una generosa capa de bechamel y queso rallado por encima. 
  7. Lo horneamos media hora, vigilando que por arriba quede dorada pero no quemada. Cuidado, si vemos que va muy fuerte bajamos un poco la temperatura del horno hasta 180 grados, y si es necesario, al terminar podemos gratinarla unos minutos. Este tiempo de horno es para que las placas de lasaña se ablanden y queden en su punto, además de que todos los ingredientes acaben de cocinarse juntos.

¡Cuidado, quema!, fuera del horno, y ¡a comer!. 

Notes

Puedes preparar la lasaña con antelación perfectamente, digamos el día anterior, y hornearla el día que vayas a comerla.  Sólo tienes que tomar dos precauciones: una, que la pasta esté totalmente cubierta, sin asomar ninguna punta, porque se quedará reseca y dura; y dos, taparla bien con un plástico o aluminio y conservarla en el frigorífico. Si optas por congelarla, lo mismo: la descongelas el día antes y la horneas antes de comer.

 Alguna vez he contado que una tradición heredada de casa de mis abuelos (al menos), es que, el día del cumpleaños de uno, elige el menú. Así, ha habido platos fijos para estos días señalados en nuestros calendarios, le gustara o no a los demás. Claro que si no gustaba, había protestas, ("¡jobar,lo mismo otra vez, elige otra cosa!") pero el 26 de Diciembre no se oía ni una queja. Era mi cumpleaños, y había lasaña.

Por supuesto, Garfield, este año estás invitado. 

Útiles necesarios: 
Platos relacionados: 

Lasaña de berenjena

Las berenjenas: esa maravilla que va con todo. En esta versión, con carne picada de ternera, al estilo moussaka pero sin cordero y sin bechamel, muy muy ligera.

Boloñesa

No hay otra receta de salsa italiana tan emblemática como la salsa boloñesa. Es la preferida de los niños, con ella siempre se acierta con los peques, pero no sólo con ellos. Acompañando la pasta forma un plato muy completo, fácil de preparar y sabrosísimo.

Espaguetis con salsa boloñesa
Postres sugeridos: 

Natillas

Uno de los postres estrella del menú del día: las  natillas. Pero amigo, que no te den gato por liebre: aunque te diga que son caseras, son de polvitos...normalmente. Y no es tan difícil hacer unas natillas de verdad, aquí está la prueba. Los ingredientes, comunes; no necesita utensilios raros, ¡pero si las hacían así nuestras abuelas! Venga, vamos a probar.